Qué conocemos sobre la lluvia ácida

La lluvia ácida es un fenómeno ambiental, muy mencionado, pero poco conocido a nivel mundial. Tiene repercusiones sobre la fauna y flora, tanto terrestre como acuática, dejando daños muy importantes. En esta entrada estaremos tratando el tema en profundo sobre qué es la lluvia ácida, como se forma, y sus daños.

Continuando con su definición, la lluvia ácida es un fenómeno donde la humedad del aire interacciona con gases no naturales. Cuando indicamos gases no naturales, son aquellos que no forman parte de la composición del aire de manera natural. Estos gases son Óxidos y dióxidos de nitrógeno o azufre, emitidos por las industrias, fabricas y calderas.

La combinación de estos gases con la humedad del aire, generan una solución. Dicha solución, a la que llamaremos lluvia ácida, tendrá un pH menor al del agua. Esto significa que el pH de la lluvia será ácido, y dependiendo del gas con el que se mezcló, será más o menos dañino.

Cómo se forma la lluvia ácida

La formación de la lluvia ácida depende en mucho del compuesto con el que se haya mezclado. Como anteriormente citamos, los componentes que interaccionan son los óxidos de nitrógeno y de azufre.

Azufre

El azufre presente en el ambiente, y emanado por las industrias, se encuentra en forma gaseosa. Dependiendo de la industria el azufre se encontrará como: dióxido de azufre (SO2), trióxido de azufre (SO3), ácido sulfhídrico o sulfuro de hidrógeno (H2S) o sulfuro de dimetilo (CH3)2S.

En la mayoría de los procesos, se oxida el azufre en sus diferentes formas. Y al hacer contacto con la humedad del aire, se convierte en ácido sulfúrico (H2SO4). El ácido sulfúrico es un ácido corrosivo, en tanto su pureza sea mayor.

Nitrógeno

Otro componente que reacciona es el nitrógeno. Lo encontramos reaccionando con el dioxígeno, formando una molécula conocida como óxido nitroso o dióxido de nitrógeno (NO2). Al reaccionar con la humedad del aire, pasa a formar acido nítrico o nitrato de hidrogeno (HNO3).

El ácido nítrico es un compuesto muy inestable, por lo cual reacciona fácilmente con otros compuestos presentes. Es menos corrosivo que el ácido sulfúrico, pero representa otros peligros para el ambiente.

Daños y efectos de la lluvia ácida

Los efectos de la lluvia ácida son múltiples, afectan a todos los ecosistemas de la Tierra. Tanto así, que afecta al sistema desarrollado por el hombre, siendo el responsable de este fenómeno. Los efectos los dividiremos según el ecosistema al que afectan.

Ecosistemas acuáticos

El desarrollo de los ecosistemas acuáticos se ve ampliamente afectado, por el cambio brusco del pH. Al caer la lluvia ácida en estos medios, acidifica el agua, e impide el desarrollo de las especies. El proceso de adaptación de las especies vegetales y animales es muy lento. Esto hace que la mortalidad de las especies aumente cada vez más, afectando a la biodiversidad.

Ecosistemas terrestres

La interacción de la lluvia ácida con las plantas y los suelos es igual de dañina, tal como interacciona con las aguas. En el caso de las plantas, la lluvia ácida ataca a los nutrientes de estas y los degrada. Esto causa un déficit nutritivo en las plantas, las cuales ocasionará el denominado estrés en las plantas. Así, se vuelven más vulnerables a condiciones climáticas y a las plagas.

En vista del efecto que causan en las plantas, también afecta a la cadena alimenticia en el reino animal. Esto aumenta en la mortalidad de ciertas especies herbívoras, y así sucesivamente va afectando a las distintas especies que les siguen en la cadena alimenticia.

No obstante, también causa daños a infraestructuras diseñadas por el hombre. Como el ácido sulfúrico es corrosivo, reacciona degradando materiales como mármol o caliza. Esto debilita las estructuras y las agrieta ligeramente. Los efectos no se ven inmediatamente, pero con el paso de los años se hacen cada vez más visibles.

Soluciones frente a la lluvia ácida

Las soluciones frente a este fenómeno han sido propuestas a nivel mundial, ya que este evento climático se ha extendido sin importar las fronteras. Muchos países se han suscrito a un tratado sobre el cambio climático para revertir estos efectos de la lluvia ácida, y otros. Sin embargo, también a nivel local podemos aportar soluciones.

  • Disminuir el uso de vehículos o transportes que consuman combustibles fósiles
  • Ahorrar el máximo de energía
  • Cambiar los combustibles fósiles por energías renovables
  • Impulsar investigaciones para la recuperación de ecosistemas afectados por la lluvia ácida y otros efectos
  • Promover el reemplazo de uso de combustibles fósiles por electricidad (coches híbridos)
  • Optar por transportes como bicicletas

Si les ha interesado mucho el tema, también pueden encontrar información más detallada sobre la lluvia ácida haciendo click aquí. Esperamos les haya ayudado este contenido, y si así fue, no duden en compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *