Los orígenes de la religión

Una estructura social tan importante como la religión, de la cual actualmente se desprenden variedades casi que indeterminables, dispone por supuesto de una historia que más allá de remontarnos al pasado, nos permite conocer un poco más sobre la dimensión espiritual, psicológica e incluso esotérica del ser humano. Así pues, hablar sobre los orígenes de la religión, corresponde a un recurrido sumamente interesante, del cual definitivamente hay mucho por decir.

Puesto que para llegar a las formas religiosas tan elevadas que hoy conocemos, ha debido pasarse por una especie de evolución que en sus inicios estuvo bastante apegada a la magia y a reconocer espíritus en absolutamente todo lo que nos rodeaba, tal y como se muestra en  https://www.religiones.net/politeista/ estas distintas manifestaciones se encuentran íntimamente relacionadas con expresiones culturales que ejercen una influencia bastante determinante en el camino que ha transitado la humanidad.

La religión y su origen

La palabra religión como tal, proviene del latín religio, donde re representa intensidad y ligare es un verbo que significa ligar o amarrar, de acuerdo a esto estaríamos hablando de ligar fuertemente. Si nos remitimos a las bases antiguas, este origen se clasifica en las categorías: politeísta, panteísta y monoteísta, así que son estas tres vertientes las que facilitan dimensionar los variados fundamentos que se encuentran de por medio.

Considerando que la experiencia religiosa sería totalmente efímera sin una institución que se dedique a mantenerla y a transmitirla de generación en generación, este supuesto nos permite referir las religiones más influyentes: Budismo, Cristianismo, Islamismo, Taoísmo, Hinduismo y Judaísmo. Construida desde la moral, si bien incluye entidades sobrenaturales, la religión tiene mucho que ver con normas y reglas que determinan lo que sería un “buen” proceder.

La religión a la par de la evolución del hombre

A pesar de que son muchas las teorías que se han establecido para intentar explicar el origen de las diferentes religiones, lo que si se distingue con claridad es que todas tienen en común el hecho de cuestionarse sobre el sentido y el destino de la vida, además de establecer creencias que suelen ser identificadas como revelaciones.

Comunicarse con un Dios que hace las veces de protector y guía, además de dar lugar a celebraciones que se comparten a nivel social, son aspectos que también hacen parte del sentido religioso del hombre, el cual a su vez se relaciona con un sentido moral y cultural que determina el comportamiento e incluso los procesos psicológicos y el lenguaje